Cebolla Caramelizada Crujiente

  • Cebolla Caramelizada
    Tradicional

  • Cebolla Caramelizada
    con Queso de Cabra

  • Cebolla Caramelizada
    con Manzana

  • Cebolla Caramelizada
    con Mermelada

  • Cebolla Caramelizada
    con Vinagre


  • "Cebolla Caramelizada Crujiente"

    Receta de Cebolla Caramelizada Crujiente





    Toma nota de esta receta para preparar en casa cebolla caramelizada crujiente para acompañar tus mejores platos. Es una forma interesante de hacer la cebolla caramelizada, y seguro que la has probado alguna vez comiendo fuera de casa.

    Ingredientes:

    - Harina, una cucharada
    - Dos cebollas pequeñas o una grande
    - Un poco de sal
    - Aceite de oliva


    Preparación:
    Para empezar a preparar esta cebolla caramelizada crujiente hay que pelar la cebolla y trocearla. Si quieres evitar que te lloren los ojos al cortarla, métela en el congelador 5 minutos antes de trocearla, verás como no derramarás ni una sola lágrima. Cuando la tengamos pelada, la cortamos por la mitad, pero no de forma horizontal, sino vertical.





    Tomamos una de las dos partes que cortamos y la tumbamos bocabajo, le damos unos cortes a lo largo de medio centímetro más o menos y después, cortamos los trocitos de forma transversal, del mismo grosor. De este modo, conseguimos pequeños taquitos de cebolla perfectos para hacer esta cebolla caramelizada crujiente. Aunque si lo prefieres puedes usar el tradicional corte en juliana, aunque para esta receta te recomendamos hacerlo como te hemos explicado.

    Cuando hayamos picado la cebolla vamos a echarle sal y las introducimos en un recipiente. Echamos dentro la cucharada de harina y removemos bien para que todos los dados de cebolla queden bien enharinados. Si necesitas más harina échala, es importante que la cebolla quede bien cubierta con ella para obtener un buen resultado.



    A continuación vamos a poner a calentar en una sartén un chorro de aceite, lo suficiente para cubrir todos los trozos de cebolla. Cuando esté bien caliente añadimos y freímos toda la cebolla, pero asegúrate que el fuego está bien fuerte. Remueve bien para que se hagan por todos lados por igual. Una vez comiencen a dorarse retiramos del fuego y los pasamos a un escurridor para que suelten el exceso de aceite, y después ya podemos servir la cebolla para comerla.